Categorías
Conflictos familiares

Los 3 roles de la mujer en Bioneuroemoción

Las mujeres pueden ser muchas cosas y en las culturas donde no se las limita ni se las explota, son capaces de dar lo mejor del ser humano. En esta entrada hablaremos de las 3 polaridades en las que se manifiesta el rol femenino, que manifiestan el grado de coherencia y equilibrio que se hereda entre los miembros femeninos del clan.

Dentro de la estructura del clan, entendiendo por clan cualquier elemento de sociedad donde un grupo de personas colaboran o se relacionan entre sí: familia, amistades, trabajo, vecindario, etc., encontramos 3 tipos muy diferentes de mujer: La mujer cuidadora, la mujer castradora y la mujer coherente.

Los hombres a su vez, pueden ser Alfa o castrados, y dentro de los Alfa estarían los sanos y los egoístas. (En esta entrada se desarrollarán los 3 tipos de roles masculinos)

La mujer cuidadora

Por definición será aquella mujer que cuida de todos menos de sí misma. Esa mujer que se preocupa por todos todo el tiempo, que necesita saber que todos están bien para sentirse tranquila. Se diferencian principalmente del resto porque circulan por la vida casi como si pidieran permiso para respirar. Se ocuparan de las funciones de cuidado, defensión y nutrición de todos los miembros desamparados o vulnerables del clan, y para cuando hayan terminado con los desamparados, será el turno de los que no lo estén tanto, y así sucesivamente, hasta que el bienestar del clan al completo caiga sobre sus hombros. Es el cuadro típico de las hijas que son madres de sus madres, o el proyecto sentido de bastón para la vejez, que también se desarrolla en profundidad en la entrada «Parentalización: cuando el más maduro es el hijo». A estas mujeres les puede parecer normal y saludable, ceder el centro de su vida a los demás, como forma de demostrar amor o de ganárselo, por lo que su autoestima suele ser limitada.

  • En los actos simbólicos de liberación del clan, estas mujeres se representan en la frase «liberarme de las deudas emocionales«, porque por amor no todo vale, y menos cuando es a costa de la salud de uno mismo.
  • Su pareja seguramente será: Un varón castrado hijo de una castradora, o un Alfa egoísta hijo de una cuidadora
  • La frase más conocida es: «No puedo más, estoy agotada«

La mujer castradora

Será siempre aquella mujer que ha conseguido ser la matriarca de su familia, a base de castrar simbólica, psicológica y/o emocionalmente a todos los varones de su familia, convirtiendo en cuidadoras sumisas al resto de las mujeres a la vez. Está representada en el ejemplo de las madres mafiosas de las películas. No se puede hacer nada sin su consentimiento, puesto que llevarle la contraria será padecer su castigo con chantajes emocionales y el rechazo del resto del clan. Parece que hacen de madre y de padre, pero si se «sacrifican» por alguien, se lo estarán recordando toda la vida. Tienen la potestad para controlar el itinerario vital de sus más allegados, con comida familiar los domingos incluida o similar. Son mujeres que nacieron las primeras y tienen una polaridad masculina. Como sol en el sistema solar, sólo puede haber una en cada clan, y mientras está la más antigua, las demás castradoras permanecerán reprimidas como aparentes cuidadoras (cuidan pero se quejan todo el tiempo de lo sacrificadas que están y lo desagradecidos que son con ellas).

Se asemejan a la personalidad narcisista, que obliga a sus hijos a ganarse su amor. Su técnica de manipulación más recurrente radica en recordar los errores y minimizar los éxitos de los demás.

Si su primer hijo es varón lo castraran y lo convertirán en el sustituto psicológico de su marido, y si su primera hija es una mujer, la someterán para que no les quite el trono y se comporte como cuidadora de ella misma y del resto del clan.

  • Sus hijos serán: Varones castrados, cuidadoras, o castradoras en potencia.
  • Su pareja no podrá ser otro que un varón castrado.
  • La frase más conocida es: «Con todo lo que yo he hecho por ti…«

La mujer coherente

Mucho más difícil de encontrar, puede ser hija de una mujer cuidadora que ha decido no ser el opuesto de su madre, o hija de una castadrora que ha volado del nido sin volverse tan ácida como su madre. Cuanto mayor sea el grado de conciencia de las polaridades femeninas del clan, tanto las cuidadoras como las castradoras pueden ser femeninas, siempre que aprendan a encontrar su propia fuente de afecto y a desligarse de la toxicidad de la fidelidad al clan.

La mujer coherente es aquella que no considera que el hombre sea un enemigo a controlar, ni a servir. Sabe cubrir sus propias necesidades de forma independiente, no culpa a nadie de sus carencias, y decide ocuparse de otros por voluntad propia, siempre y cuando sus necesidades no estén en peligro. Para llegar aquí hay que trabajar bastante, rara vez nace una mujer sin un programa detrás que la condicione para un extremo u otro. Es la mujer que elige al hombre Alfa como compañero, y que es elegida al mismo tiempo por éste, o que elige a otra mujer coherente como compañera.

No tiene una frase definida, porque es coherente con lo que siente, al menos la mayor parte del tiempo. No tendrá ningún interés en un hombre castrado, y tampoco durará mucho tiempo con un Alfa egoísta. Sus hijos pueden ser de todos los tipos de roles, siendo lo más frecuente el rol de mujer coherente y el varón Alfa, al no tener la idea de que sus hijos le deban algo, o viceversa, lo que entendemos como deudas emocionales o de amor.

Para llegar a ser una mujer coherente hay que salirse de las polaridades femeninas enfermizas del clan.

¿Quieres trabajar las polaridades femeninas para ser una mujer aún más coherente? Aquí puedes ponerte en contacto conmigo para empezar hoy.

Una respuesta a «Los 3 roles de la mujer en Bioneuroemoción»

Deja tu comentario o pregunta

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
error: No puedes copiar este contenido sin permiso